jueves, 12 de febrero de 2015

POÉTICA DE LA JUVENTUD REBELDE

Por Juan Manuel Parada
Jóvenes, ayer fuimos el mañana y ese mañana ha llegado. Estamos convocados a asumir las riendas de nuestro destino, y debemos lograrlo, porque más que un designio es la responsabilidad que nos demanda la historia.
Alcemos nuestras voces para orquestar un himno que cante con rebeldía a la posibilidad de un mundo nuevo, donde hombres y mujeres convivamos con equidad y pleno respeto a la Pacha Mama.
Gritemos basta a quienes no entienden la política como un instrumento para hacer el bien colectivo, sino como un recurso para escalar sobre la espalda cansada de la ciudadanía.
Seamos solidarios con los destinados a vivir al margen, más allá de los puentes y las vías férreas; levantemos por ellos las banderas del trabajo social, con voluntad política, y demos junto a ellos un nuevo rumbo a los destinos del pueblo, iluminado por el saber, la cultura, el sano divertimento y el trabajo liberador.
Asumamos la condición de rebeldía como una expresión del descontento con el sistema neoliberal, que nos mira como cifras, como zombis o desechables.
Seamos imaginantes y militantes de la belleza, la justicia y la libertad verdadera; dejemos a nuestros hijos e hijas un mundo donde vivir sea una experiencia placentera, y no una muerte a merced del trabajo esclavizante.
Llevemos con dignidad la juventud, como aquellos que entregaron sus talentos al servicio de un mejor mundo; sin ceder a los encantos de la vida superflua.
Somos resultado de la esperanza del pueblo, de su vientre venimos y en nosotros reside el compromiso de preservar la especie humana y llevarla a un nuevo escenario de su evolución social.
Administremos la honestidad como un saldo que siempre esté en positivo; en los actos cotidianos, y en el ejercicio de funciones al servicio del pueblo.
Nunca más iremos a la guerra, al exterminio del hombre, sino del hambre.
Nunca más alzaremos un arma de fuego contra un hermano, sino libros, bailes, música y cantos.
Cuando nos vean huyendo, que sea de la estupidez y la indiferencia.
Cuando nos vean callados, que estemos creando.
Nunca más sumisos, ni con miedo. 
Juventud rebelde, juventud libre, juventud en movimiento.

No hay comentarios :